traduce

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Historia del arte: La Historieta o Cómic en la Argentina

La historieta argentina tuvo su época dorada entre los años 1940 y 1960, cuando un grupo de artistas extranjeros, entre ellos muchos italianos, llegó a Argentina después de la Segunda Guerra Mundial. // Fuente: "E-CENTRO

  • Nociones sobre su historia

Primeros años

Los primeros dibujos a aparecer en Argentina eran caricaturas en revistas sátira política a finales del siglo 19. Estos dibujos animados, paneles originalmente individuales, evolucionaron rápidamente a múltiples construcciones de panel con acción secuencial. Muchos de los métodos utilizados, como el texto que indica el diálogo que emana de la boca del que habla, o el texto debajo de los dibujos para el diálogo y la explicación.
En la década de 1900, los cómics siguen siendo en gran medida la sátira política y el comentario, pero las tiras de la vida normal, llamado cuentos vivos comenzaron a aparecer. Texto aún aparecía con frecuencia debajo de cada dibujo con el diálogo o explicación. Comics siguió publicándose exclusivamente en las revistas. También durante este tiempo, las traducciones de los cómics de los Estados Unidos, como Cocoliche por Frederick Burr Opper aparecieron en Argentina.

Durante la década de 1910, la cantidad de cómics realizados en Argentina creció a pasos agigantados. En 1912, la primera historieta argentina adecuada, con globos de diálogo y personajes recurrentes, Las aventuras de Viruta y Chicharrn, de Manuel Redondo, comenzó a ser publicado en Caras y Caretas. Más tarde cómics, como Aventuras de matrimonio Aun sin pecado bautizar, siguió, y en 1917, Las diabluras de Tijereta es una de las tiras de solitarios que aún ponen el texto en la parte inferior de cada imagen. Billiken, revista infantil se inició en 1919, ya incluido algunos dibujos animados.
La popularidad de los comics creció en la década de 1920, y los cómics infantiles ganó popularidad. El diario La Nacin comenzó a publicar cómics diarios en 1920, y los cómics, tanto extranjeros como nacionales, son una de las razones de la popularidad de la Crtica periódico. En 1928, la primera publicación que contenga únicamente los cómics, la revista El Tony comenzó su carrera de más de 70 años. Los años 20 vieron también los primeros personajes creados y dibujados por Dante Quinterno. También en 1928 personaje más importante de Quinterno, apareció Patoruz, en primer lugar.
La década de 1930 vio los periódicos más importantes con las tiras cómicas. Patoruz tuvo su propia revista, que comenzó a publicarse en noviembre de 1936 - se convirtió en una de las revistas de humor más importantes de la década de 1940, con un récord de más de 300.000 ejemplares impresos para una edición. También durante la década de 1930, los superhéroes de los Estados Unidos, como Superman y Batman, comenzó a aparecer en revistas locales como Pif Paf, dando lugar a los cómics de acción.

José Muñoz

Época de oro

La historieta argentina tuvo su época dorada entre los años 1940 y 1960, cuando un grupo de artistas extranjeros, entre ellos muchos italianos, llegó a Argentina después de la Segunda Guerra Mundial.

De José Antonio Guillermo Divito revista Rico Tipo, lanzado el 16 de noviembre de 1944, contenía muchas tiras cómicas y se publicó hasta 1972 - que incluía clásica tira Piantadino de Adolfo Mazzone, Amarroto de Oscar Conti y muchos otros. INTERVALO revista apareció en 1945, que contiene los diálogos y textos más largos en comparación con los cómics editados en otras casas. Revista Patoruzito también apareció en 1945, que contiene una serie de cómics de los niños, además de las aventuras del joven Paturuz. En 1948, el superhéroe local de Misterix tuvo su propia revista, que también incluye otros cómics de acción, y que se convertiría en uno de los más importantes del período de tiempo. Inicialmente, contenía varios cómics italianos traducidos al español, pero después de que dio paso a las creaciones locales.

-->

A finales de 1940 vio la llegada a la Argentina de un círculo de escritores y artistas, lo que mejoró aún más la cantidad y calidad de los cómics en Argentina italianos. Entre ellos Mario Faustinelli, Hugo Pratt, Ivo Pavone, y Dino Battaglia, que eran conocidos como el Grupo de Venecia. Algunos argentinos, especialmente Alberto Breccia y Solano López fueron considerados miembros de honor del Grupo de Venecia. Una serie de nuevas publicaciones apareció, como D'Artagnan y Fantasa. Durante esta década, Héctor Oesterheld, uno de los escritores más prolíficos y Solano López también creó la revista Hora Cero.

Entre la década de 1960 a mediados de 1950 y algunos de los cómics argentinos más importantes fueron creados, como el de Héctor Oesterheld El Eternauta, Héctor Oesterheld y Mort Cinder de Brecha en el género de acción, Mafalda de Quino y Mordillo en el género del humor; y Garca Ferr de Anteojito y Antifaz para los niños. Otro ilustrador, Landr, lanzó Ta Vicenta en 1957 - lugar destacado con sus propias caricaturas políticas y las de sus colegas como Oski, Caloi y Hermenegildo Sbat, su circulación aumentó a casi un millón y medio se convirtió en el más leído revista en la Argentina antes de su orden de prohibición por el gobierno militar instalado en 1966.

Alrededor de 1960, de los 6 mejores publicaciones de venta, sólo uno era extranjero. Sin embargo, la llegada de las publicaciones extranjeras, principalmente de México, con un mejor papel y la calidad de la tinta y precios más bajos, se inició una crisis financiera en la industria del cómic argentino, y varios editores, entre ellos de Oesterheld Ediciones Frontera, tuvo que cerrar o ser vendidas, lo que obligó a varios artistas y escritores para ir al extranjero.
Andrés Cascioli

Inestabilidad política

Después del golpe de estado 1966, la industria del cómic sufrió tanto de alguna censura y de las crisis económicas recurrentes. El 1968 la novela gráfica biográfica del Che Guevara por Oesterheld y Brecha fue retirado de la circulación por el gobierno y los originales destruidos. Sin embargo, la acción revistas de cómic como El Tony y D'Artagnan continuaron publicando dos creaciones extranjeras y locales. En 1967, de Robin Wood Nippur de Lagash debutó en D'Artagnan, y en 1969 se publicó una segunda parte de El Eternauta.

De Fontanarrosa Inodoro Pereyra se estrenó en 1971 en la revista de Crdoba Hortensia, que se convirtió en una de las pocas revistas argentinas de éxito de las afueras de Buenos Aires. La revista satírica Satyricn humor se puso en marcha en 1972, a pesar de apretar la censura del gobierno llevó a su cierre en 1974 - el mismo problema llevó Quino para poner fin a Mafalda en 1973, después de lo cual se trasladó a Italia. Caloi Clemente creó en 1973 como un personaje secundario en una tira cómica centrada en el conductor de tranvía Bartolo; Clemente sería sin embargo pronto eclipsar el conductor y se convirtió en un fijo en la última página Clarín hasta su propia muerte en 2012.

Desde su exilio en Europa, Muñoz y Sampayo creados Alack Sinner en 1974, que fue publicado más tarde en revistas argentinas como Super Humor y Fierro. En 1975, Trillo y Altuna comenzaron una de las bandas más longevo de periódicos, El loco Chávez, publicado en Clarín.
En 1976, mientras trabajaba en una secuela politizado del Eternauta que estaba siendo publicado en Skorpio, Oesterheld fue secuestrado y desaparecido por las fuerzas del gobierno militar. Un año después, sus cuatro hijas, todos los estudiantes de izquierda, desaparecieron también.
1978 vio el nacimiento de la revista satírica acontecimientos actuales Humo por Andrs Cascioli y Ediciones de la Urraca. Uno de los primeros intentos de comic erótico fue el 1979 Las puertitas del Sr. López por Altuna-Trillo, más tarde publicado en Humor y Fierro.

Renacimiento
Juan Giménes


El retorno de la democracia a finales de 1983 puso fin a años de la censura militar. Una nueva ola cultural, se inició en varias artes. Aplicar el formato de antología especializado en la tradición de revistas como el metal francés Hurlant y Pilote, creadores argentinos comenzaron a publicar Fierro, La revista tuvo un problema de funcionamiento 100, desde 1984 hasta 1991 - En 2006, el editor de periódicos Pgina/12 inició un segundo volumen de la revista.

The Rise of Self-Publishing

-->

Creadores argentinos comenzaron a producir fanzines auto-publicados en la década de 1980. Esta tendencia se intensificó en los años 90 con revistas como El Cazador o Ultra. Los participantes en esta tendencia atribuyen el auge de ambos factores económicos y culturales.

En el aspecto económico, los avances tecnológicos y la crisis nacional facilitaron la difusión de nuevos métodos. Mayor disponibilidad de ordenadores personales activado creadores para dar formato, editar e imprimir su propio trabajo. Otros factores que contribuyeron al auge como resultado de una crisis en los métodos tradicionales de producción y distribución. En los años 90, las reformas favorables al comercio hacen que sea más difícil para los productos locales a competir. Sufrir un destino similar a muchos sectores de los medios de comunicación argentinos y la industria en general, las revistas de cómic sigue trabajando durante los años 80 disminuyó lentamente en calidad y morían. Mientras que muchos creadores han encontrado trabajo en otros países o profesiones cambiado, otros siguieron para llegar a las audiencias locales mediante la publicación y distribución de su propio trabajo. Otro efecto colateral de la crisis fue que muchos creadores comenzaron a ofrecer talleres para niños y adolescentes porque los mercados de trabajo estaban apretados. La transmisión de sus propios métodos, los creadores armaron una nueva generación de creadores con técnicas de auto-publicación.

Los factores culturales que los creadores citan como la configuración de la pluma de auto-publicación incluyen un deseo de leer y producir historias que tienen que ver con los problemas locales de autores locales, un fuerte sentido de la autonomía acompañada de una tradición de colaboración y un compromiso a la expresión libre y creativa.
Competir en un mercado difícil, los creadores argentinos han experimentado con diferentes formatos y formas de colectivos de autoayuda. Al principio, las obras de auto-publicación se quedaron en rincones oscuros de las tiendas de cómics y quioscos de prensa y la mayoría de ellos no pudieron sobrevivir más allá de la segunda o tercera edición. Para hacer frente colectivamente a los desafíos de la edición independiente, creadores formaron la Asociacin de Historietistas Independientes, en el Fantabaires convension 1996, de la que más tarde el grupo La Productora dividida. Los costos son a veces compartidos, como en el caso de la editorial Ex Abrupto, que co-publica Suda Mery K!, Una antología bianual, con Vietas con Altura de Bolivia y Feroces Editores de Chile.

Quino

Más recientemente, el auto-editores han estado mostrando cada vez más cómics en la web, además de formatos impresos.

Artistas y escritores notables

Horacio Altuna - Daniel Branca - Alberto Breccia - Pier Brito - Caloi - Divito - El Tomi - Lito Fernández - Roberto Fontanarrosa - Juan Giménez - Waccio Skater - Landrú - Liniers - Jorge Lucas - Maitena - Domingo Mandrafina - Carlos Meglia - Sergio Mulko - José Antonio Muñoz - Mariano Navarro - Néstor Barron - Nik - Carlos Nine - Héctor Germán Oesterheld - Lucho Olivera - Ariel Olivetti - Oscar Conti - Hugo Pratt - Quino - Rep - Hermenegildo Sbat - Carlos Sampayo - Salvador Sanz - José Luis Salinas - Carlos Trillo - Robin Wood

Historietas o Cómics notables de Argentina

Boogie, el aceitoso, de Fontanarrosa
El Cazador de Aventuras, un humor adulto cómico.
Clemente, de Caloi.
Cybersix, de Carlos Meglia, también adaptada en un programa de televisión de acción en vivo y animación
El Eternauta, un cuento de ciencia-ficción sobre una invasión alienígena, de Oesterheld
Gaturro, de Nik
Inodoro Pereyra, el Renegau, un gaucho, la más famosa creación de Fontanarrosa
Macanudo, por Liniers.
Mafalda, el más famoso de la historieta argentina, por Quino
Mort Cinder, de Oesterheld y Brecha
Nippur de Lagash, de Robin Wood y Lucho Olivera
Patoruzú, alrededor de un cacique nativo de la Patagonia con una fuerza sobrehumana, por Quinterno
Yo, Matas, por Sendra.

Convenciones

Leyendas es una ciencia ficción, la fantasía y la convención de cómics que se celebra anualmente en Rosario.

Fantabaires era una convención de cómics anual celebrada en Buenos Aires.

Austral Obras Maestras del Hombre y la Naturaleza
Publicar un comentario

Entradas populares