traduce

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Los Impresionistas: VAN GOGH

La impresionista es una técnica pictórica que consiste en el empleo de pinceladas yuxtapuestas de tonos puros, que forman como una textura de toques de color, relegando el negro al mínimo, o incluso suprimiéndolo. Fuente: Arte y Cartelera

Vincent van Gogh nace en Groot Zundert en el norte del Brabante holandés, el 30 de marzo de 1853. Hijo primogénito del pastor protestante Theodorus Van Gogh y Anna Carbentus. Cuando tenía once años empezó a ir a la escuela y así continuó hasta los dieciséis que tuvo que buscar un trabajo. Un tío suyo se lo facilitó en una empresa de comerciantes de arte y editores de láminas, de la cual era socio, la Goupil &Cíe. Tres años después se fue a Londres, para aprender inglés y a los dos años se fue a París. También hizo de ayudante de predicador y ahí comenzó a dibujar.

Las cartas que envió a su hermano Theo hasta el final de su vida, dan la clave de su pensamiento y sus anhelos, así como de las obras que pintó. Si quieren saber más de la historia de este artista, podrán encontrar en la mayoría de las librerías cantidad de libros dedicados a él, donde le hablarán de su locura y de la relación con su hermano Theo, y a su obra, donde reproducirán una parte de la misma y les contarán donde y cuando la hizo, quien estaba con él, etc. Lo que no encontrarán es un estudio/análisis del valor plástico de sus cuadros como obra de arte. Eso justamente se lo aportamos nosotros. Fallece en 1890.

 LOS GIRASOLES 1888

La obra que reproducimos aquí, forma parte del grupo de 12 que pintó para decorar la casa, como homenaje a su amigo Gaugin, pues iba a vivir con él. Considerando la visión mística de Van Gogh podría haber utilizado los girasoles como símbolos de la divinidad, el sol y la luz. Resuelto con la técnica de celdillas, como un mosaico, con pinceladas gruesas y cortas cargadas de materia que es la técnica utilizada en las obras que presentamos. Esta obra está compuesta por dos óvalos lo que da una sensación de delicadeza y grandiosidad. El óvalo que enmarca los girasoles está inclinado para darle dinamismo a la composición dentro del estatismo que supone una “naturaleza muerta”. Se crea ritmo al repetirse el óvalo aunque a diferente tamaño, creando así la relación de formas compositivas.. Los colores elegidos son: azul celeste para la parte superior, amarillo-marrón para la parte inferior y amarillos, fundamentalmente, para el motivo principal. Esto hace inferir que se trata de un microcosmos, una síntesis de nuestro planeta: cielo, tierra y sol repetido.


-->

CARRETERA CON CIPRÉS 1890 Saint-Rémy

El ciprés es como un obelisco egipcio, decía Vincent a su hermano Theo, por tanto es como un monumento sublime. El ciprés es un árbol que por su forma parece como una punta de flecha que señala al cielo, por tanto símbolo que nos lleva a recordar donde habita la divinidad o su creación. Aquí el ciprés principal está ligeramente desplazado del centro para darle dinamismo.
Sus formas y curvas se repiten en los otros que se ven pequeños al lado de la casa, estableciendo la relación de formas. Por tanto curvas voluptuosas de acción dinámica y vitalidad. Otra relación es la formada por las líneas que separan cielo de tierra y campo del camino. A su vez, en la zona de tierra se forma un rectángulo que crea dos triángulos por la diagonal que separa campo del camino. Sus curvas recuerdan las formas de los cipreses, por tanto están relacionados.


LA NOCHE ESTRELLADA 1889 Saint-Rémy

Curvas voluptuosas en el cielo, repetidas en dos grupos, las remarcadas en rojo por una parte y las remarcadas en azul por otra, estableciendo la relación, dando sensación de acción dinámica y vitalidad. Además vemos la relación entre el ciprés principal y la torre de la iglesia del pueblo que es una repetición de formas, las cuales podrían enmarcarse en un triángulo que dan sensación de estabilidad, firmeza. También existe otra relación repetitiva entre la luna y las grandes estrellas representadas, múltiples círculos o mandalas representantes de la divinidad a la cual señalan la torre y el ciprés. En cuanto al color, toda la obra está en colores fríos, salvo la luna y las estrellas que destacan por su color y luminosidad, jugando así con colores complementarios.

El centro de interés corresponde a la estrella más luminosa cercana al ciprés.

LA IGLESIA DE AUVERS 1890 Auvers

Esta obra, la primera impresión que produce es de que la iglesia está atormentada, endemoniada, torturada, está sufriendo. El cielo es tan oscuro que cabe la duda si es de día o de noche. El color es una combinación imbricada de fríos y cálidos en toda la obra, salvo el cielo que es un azul cobalto que comprime la iglesia y el ambiente por su excesivo peso. El tejado de la derecha, que parece corresponder a la entrada principal, aún está en rojo intenso, mientras que en el lado izquierdo, el rojo se ha quemado transformándose en marrón. El conjunto de la iglesia se puede inscribir en un triángulo isósceles y, esta figura se repite en numerosas partes del tejado y en el suelo, aunque aquí esté invertido con respecto al de la iglesia. La tierra es la inversa del cielo. A pesar de la sensación de estabilidad y firmeza que siempre supone un triángulo –en la composición- aquí se estremece como si fuese a derrumbarse la iglesia entera, como si su grandiosidad fuese a desaparecer. Las líneas que definen el tejado no son rectas, sino que tienen un cierta distorsión curvilínea, como si dentro estuviese sucediendo algo que le hace retorcerse. Sabemos por fotos que la iglesia estaba en perfecto estado y que las deformaciones son de Van Gogh.


Adivinamos, en la parte superior izquierda al sol por los trazos en forma de círculo, pero el pesado cielo no nos permite verlo realmente. La figura de la mujer que apenas destaca del conjunto, parece ser ajena a lo que está sucediendo.

Austral Obras Maestras del Hombre y la Naturaleza
Publicar un comentario

Entradas populares