traduce

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Corrientes Literarias - 16ª Parte: Realismo

AUTOR: Maikol Chocho - FUENTE: http://www.monografias.com
Hacia mediados del siglo XIX el Romanticismo declinante cedió espacio al surgimiento de nuevas corrientes: por un lado, un Realismo trazado sobre la "observación y descripción objetiva de la realidad externa y de la vida cotidiana del momento, con todos sus problemas económicos, sociales e ideológicos" (Pleyán-García López, 1969, pág 149). Ese Realismo llevó al Naturalismo, hacia 1870, con una visión centralizada en la presentación de aspectos desagradables de la realidad, los bajos instintos materiales, exponiendo una imagen desoladora de la vida.
Consiste en la presentación de la realidad de manera objetiva y detallada según se deriva de la observación del escritor, la realidad había quedado reflejada a un segundo plano en el romanticismo y aumenta la imaginación, fantasía, esa imaginación y fantasía es lo que se refleja en el realismo, a pesar de presentar escenas de la vida real, que estaba relegada en el romanticismo.

La literatura de costumbres había aportado una observación de la realidad sin hacer una narrativa extensa pero si se las toma como antecedente de la narrativa del realismo. De la angustia del romántico se pasa al deseo de una visión objetiva, sin embargo, aunque en el realismo se rechaza lo imaginativo, fantástico, el realismo desarrolla también elementos románticos, desarrolla el interés por la naturaleza y las costumbres. Hay dos factores fundamentales para esta evolución: el público y la condición del escritor:



Durante este período predomina el público que rechaza lo fantástico y pedirá que se hable de lo real y cotidiano, por lo que, en algún sentido, el escritor debe adaptarse a esas exigencias. El género más cultivado es la novela, porque se considera que es lo más adecuado para lo que el escritor se propone, es decir, refleja la vida diaria, lo que más cuadra para ello es la narrativa. Mediado el s. XIX en Francia habrá una serie de escritores que presentarán una nueva estética alejada de la estética romántica. El novelista del realismo será un cronista de la realidad (Balzac, Flaubert Madame Bovary) pero no solamente hay que hablar de los franceses, también ingleses (Dickens) y rusos (Tolstoi, Dostoievski). La influencia de estos en España es importante, pero no hasta el punto de ajustarse los españoles a los cánones de los realistas de fuera, porque en España los más progresistas llevarán el enfoque realista más lejos de los más tradicionales, pondrá límite al realismo, en el sentido de rechazar ciertos temas y ambientes, los liberales si lo harán. Los autores más progresistas del realismo son Galdós (de quién presentaremos un estudio en el ANEXO) y Clarín. El tema central es la realidad presentada de manera detallada, precisa y objetiva, habrá novelas de tesis pero no son objetivas, presentadas en diferentes ambientes, de la ciudad, provincianos, pero los personajes que más relevancia tienen son los de la clase burguesa, o clase media. Un lugar muy especial lo ocupará la mujer, La Regenta y Madame Bovary son ejemplos.

Dentro de las principales características de la novela realista, encontramos: gran capacidad de observación objetiva de la realidad, las novelas realistas se presentarán como trozos de la realidad, Debe resultar verosímil; reflejo de ambientes y costumbres contemporáneos, no se evaden a otras épocas, los realistas presentan la época en la que viven; ambientes de clase media, preferentemente; profundización en los personajes, descripción detallada de los personajes y que se irán haciendo a lo largo de la novela. También conforme avanza el siglo, adquieren importancia personajes de clase más baja; a veces habrá una tesis, el planteamiento de una tesis, a veces resultan subjetivas debido a que quiere convencer al lector. Cuando el novelista argumenta, ha tomado partido y desde ese momento es subjetiva; limitación de lo fantástico, se limita la fantasía y la imaginación; intención social con actitud crítica que en cada caso responderá a la ideología del escritor; narración lineal e la que predomina, es aquella que se hace en perfecto orden cronológico, presente, pasado y futuro. Uso del narrador omnisciente; diálogo dentro de la narración en estilo, directo, indirecto o indirecto libre, este último aligerará la situación y produce subjetividad; personajes muy auténticos; lenguaje natural, sencillo, sin exageraciones, pero habrá que distinguir entre el lenguaje del narrador y el de los personajes, un habla adecuado a cada uno de los personajes, el del narrador es más culto, si el personaje es de nivel más bajo tendrá que hablar de forma menos cuidada y viceversa.

Publicar un comentario

Entradas populares